Los cerebros femeninos son entre 2 y 4 años más jóvenes que los masculinos, según un estudio de la Universidad de Washington.

El cerebro de los hombres envejece con mayor velocidad que el de las mujeres. Esta ha sido la conclusión a la que ha llegado un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington. Los investigadores señalan que el cerebro de una mujer puede ser hasta 4 años más joven que el de un hombre, aunque tengan los 2 de la misma edad.

La investigación subraya la influencia del sexo en el riesgo de desarrollar declive cognitivo o la aparición de enfermedades neurológicas asociadas al envejecimiento. El estudio ha contado con 205 voluntarios entre los 20 y 82 años, sanos y con facultades mentales normales.

Los médicos han medido la actividad metabólica del cerebro de los voluntarios con una tomografía. De esta manera, los expertos han podido contabilizar el nivel de actividad de los tejidos cerebrales y analizar así el desgaste de los mismos.

El deterioro del cerebro con respecto a la edad y el género es igual en todas las áreas del órgano. Los expertos han llegado a esta conclusión gracias a un algoritmo diseñado para determinar de manera automática la edad cerebral con los datos de los voluntarios.

Primero, programaron al algoritmo con los datos de los varones y, posteriormente, lo hicieron con el de las mujeres manteniendo los patrones utilizados con los hombres. De esta manera, cuando el algoritmo aplicaba los datos de los hombres en las mujeres, señalaba que el cerebro femenino estaba menos dañado.

Prevención para posibles enfermedades

hombre en el médico

El principal beneficio de esta investigación es la posibilidad de anteponerse a enfermedades neuronales típicas del envejecimiento, como el alzhéimer o la demencia. Al aprender a medir la edad metabólica del cerebro, resulta más fácil predecir el riesgo de declive cognitivo e identificar factores que podrían mejorar o empeorar el envejecimiento del cerebro.

La investigación también aclara que el cerebro femenino está en una condición más joven que el masculino desde el nacimiento hasta el envejecimiento. Los expertos subrayan que está claro que el género influye en el desarrollo cerebral, tanto en su morfología como en su funcionamiento.

Los expertos señalan que las diferencias hormonales que se imponen en la pubertad determinan el ritmo dispar de envejecimiento de los cerebros de hombres y mujeres. Aun así, los científicos explican que este envejecimiento cerebral tan distinto también se debe, con toda probabilidad, a otros muchos factores aún desconocidos.