Las muelas del juicio pueden dar problemas durante su crecimiento. Es algo habitual y la cirugía para su extracción es una de las intervenciones más comunes. 

Si tu dentista dice que es hora de quitarse las muelas del juicio, puede mandarte a un cirujano oral, quien realizará el procedimiento en su consultorio. No hay que alarmarse. La intervención no suele complicarse y la recuperación solo tarda unos pocos días. En menos de una semana, lo normal es que la herida sane y todo vuelva a la normalidad.

¿Por qué hay que sacar la muela del juicio?

Las muelas del juicio forman un tercer conjunto de molares en la parte posterior de la boca. Por lo general, estos dientes crecen entre las de 17 y 25 años, y se observan en las radiografías. La mayoría de las personas se los quitan por una de estas razones:

  • Están bloqueadas. Debido a que están muy atrás en tu boca, es posible que las muelas del juicio no entren normalmente. Pueden quedar atrapados en la mandíbula o las encías, lo que suele ser doloroso.
  • Vienen en el ángulo equivocado. Pueden presionar contra sus otros dientes.
  • La boca no es lo suficientemente grande. La mandíbula no tiene espacio para un conjunto adicional de molares.
  • Debido a una caries o enfermedad de las encías. Es posible que no pueda alcanzar su muela del juicio con su cepillo de dientes o hilo dental.

Antes de la cirugía

Lo habitual es entrevistarse con el cirujano para hablar sobre el proceso. En esta cita, asegúrate de que:

  • Hablas sobre cualquier problema de salud que tengas.
  • Hagas una lista de todos los medicamentos que tomas regularmente.
  • Hagas cualquier pregunta que tengas sobre la cirugía.
  • Discutes qué tipo de anestesia tendrás. Puede estar adormecido o totalmente dormido durante la cirugía.
  • Asegúrate de que tendrás tiempo libre para poder descansar varios días tras la operación.

 Durante la cirugía

La cirugía debe durar uno 45 minutos o menos. Antes de la intervención recibirás uno de estos tipos de anestesia para que no sientas dolor durante la extracción:

  • Local: tu médico te adormecerá la boca con una inyección de novocaína en las encías. También puedes respirar óxido nitroso, o gas de risa, para relajarte o incluso dormitar durante la cirugía. Deberías estar totalmente despierto de nuevo poco después.
  • Sedación intravenosa: el cirujano te adormecerá la boca y también te administrará medicamentos en vena. Podrías dormir durante todo el procedimiento.
  • General: te inyectarán medicamentos en vena o respirará gas a través de una máscara. Estarás dormido todo el tiempo y es posible que no te despiertes hasta una hora después de la cirugía.

Es posible que tu médico deba cortarle las encías o los huesos para extraer los dientes. Si es así, cerrará las heridas para que se curen rápidamente. Estos puntos generalmente se disuelven después de unos días. También puede poner gasas en la boca para absorber algo de la sangre.

radiografía de las muelas del juicio

Después de cirugía

Todos los pacientes responden de manera diferente a la anestesia. Si te sientes despierto después de la cirugía, es posible que puedas conducir hasta casa para comenzar la recuperación. Incluso podrías volver al trabajo o realizar tus actividades normales.

Si aún siente sueño pasado un rato después de la operación, necesitarás que alguien te lleve a casa. La mayoría de las personas tienen poco o ningún dolor después de la cirugía. Es probable que tengas una hinchazón y una leve molestia durante aproximadamente 3 días. La boca puede necesitar algunas semanas para sanar completamente.

Lo adecuado es seguir las instrucciones de tu médico para una recuperación más rápida. Estos son algunos consejos para los primeros 3 días después de la cirugía:

  • Usar una bolsa de hielo en la cara para frenar la hinchazón o los cambios de color de la piel.
  • Aplicar calor húmedo para una mandíbula adolorida.
  • Abrir suavemente y cierre la boca para ejercitar la mandíbula.
  • Comer alimentos blandos como pasta, arroz o sopa.
  • Beber mucho líquido.
  • Cepillar los dientes a partir del segundo día. No cepillar contra los coágulos de sangre. Toare los medicamentos que el médico te recete para aliviar el dolor o la hinchazón. Llamar al médico si tienes fiebre o si el dolor o hinchazón no mejora.

Qué NO hay que hacer después de la operación

  • No bebas con una pajita. La succión puede aflojar los coágulos de sangre que ayudan a sanar la boca.
  • No te enjuagues la boca con demasiada dureza.
  • Tu médico puede sugerir enjuagar suavemente con agua salada.
  • No comaS alimentos duros, crujientes o pegajosos que puedan arañar sus heridas.
  • No fumes. Fumar puede retardar la curación.