Las alergias y las intolerancias alimenticias están más presentes que nunca en la actualidad gracias a los avances en este campo. Te explicamos cómo detectar la intolerancia a la lactosa.

La lactosa es un tipo de azúcar que se encuentra naturalmente en la leche de la mayoría de los mamíferos. La intolerancia a la lactosa es una afección caracterizada por síntomas como dolor de estómago, distensión abdominal, gases y diarrea, que son causados ​​por la mala absorción de la lactosa.

En los seres humanos, una enzima conocida como lactasa es responsable de descomponer la lactosa para la digestión. Esto es particularmente importante en los bebés, que necesitan lactasa para digerir la leche materna. A medida que los niños crecen, se produce menos lactasa.

Los adultos producen menos lactasa, la enzima que ayuda a absorber la lactosa.

Para la edad adulta, hasta el 70% de las personas ya no producen suficiente lactasa para digerir correctamente la lactosa en la leche, lo que provoca síntomas cuando consumen productos lácteos. Esto es particularmente común para las personas de ascendencia no europea.

Algunas personas también pueden desarrollar intolerancia a la lactosa después de la cirugía o debido a enfermedades gastrointestinales como infecciones virales o bacterianas.

Los 5 síntomas más comunes de la intolerancia a la lactosa

Dolor de estómago e hinchazón

El dolor de estómago y la hinchazón son síntomas comunes de intolerancia a la lactosa tanto en niños como en adultos. Cuando el cuerpo no puede descomponer la lactosa, pasa a través del intestino hasta que llega al colon. Los carbohidratos como la lactosa no pueden ser absorbidos por las células que recubren el colon, pero pueden ser fermentados y degradados por las bacterias naturales que viven allí, conocidas como la microflora.

Esta fermentación provoca la liberación de ácidos grasos de cadena corta, así como los gases hidrógeno, metano y dióxido de carbono. El aumento resultante de ácidos y gases puede provocar dolor de estómago y calambres. El dolor generalmente se localiza alrededor del ombligo y en la mitad inferior de la barriga.

La sensación de hinchazón es causada por un aumento de agua y gas en el colon, que hace que la pared intestinal se estire, también conocida como distensión. Curiosamente, la cantidad de hinchazón y dolor no se relaciona con la cantidad de lactosa ingerida, sino con la sensibilidad del individuo a los sentimientos de distensión.

Por lo tanto, la frecuencia y la gravedad de los síntomas pueden variar significativamente entre los individuos. Finalmente, la hinchazón, la distensión y el dolor pueden provocar náuseas o incluso vómitos en algunas personas. Esto es raro, pero se ha observado en algunos casos, incluso en niños.

Es importante tener en cuenta que el dolor de estómago y la distensión abdominal son síntomas comunes que pueden deberse a otras causas, como comer en exceso, otros tipos de mala absorción, infecciones, medicamentos y otras enfermedades.

Diarrea

La diarrea se define como una mayor frecuencia, liquidez o volumen de las deposiciones. Oficialmente, depositar más de 200 gramos de heces en un período de 24 horas se clasifica como diarrea. La intolerancia a la lactosa causa diarrea al aumentar el volumen de agua en el colon, lo que aumenta el volumen y el contenido líquido de las heces. Es más común en bebés y niños pequeños que en adultos. En el colon, la microflora fermenta la lactosa a ácidos grasos y gases de cadena corta.

La mayoría, pero no todos, de estos ácidos se absorben de nuevo en el colon. Los ácidos sobrantes y la lactosa aumentan la cantidad de agua que el cuerpo libera en el colon. Por lo general, deben estar presentas más de 45 gramos de carbohidratos deben en el colon para causar diarrea.

Para la lactosa, esto es equivalente a beber 3 a 4 tazas (aproximadamente de 750 mililítros a un litro) de leche, suponiendo que no se digiere nada de la lactosa antes de llegar al colon.

Sin embargo, no todos los carbohidratos que causan la diarrea provienen de la lactosa. De hecho, entre el 2 y el 20% de los carbohidratos consumidos alcanzarán el colon no digerido en personas saludables. Hay muchas otras causas de diarrea aparte de la intolerancia a la lactosa. Estos incluyen la dieta, otros tipos de malabsorción, medicamentos, infecciones y enfermedades inflamatorias del intestino.

Aumento de gas

La fermentación de la lactosa en el colon aumenta la producción de los gases hidrógeno, metano y dióxido de carbono.

Esto hace que se fermente más lactosa en el colon, lo que aumenta aún más la flatulencia. La cantidad de gas producido puede diferir enormemente de una persona a otra debido a las diferencias en la eficiencia de la microflora, así como a la tasa de reabsorción de gas por el colon.

Curiosamente, los gases producidos por la fermentación de la lactosa no conllevan olor. De hecho, el olor a flatulencia proviene de la descomposición de las proteínas en el intestino, no de los carbohidratos.

Estreñimiento

El estreñimiento se caracteriza por heces duras e infrecuentes, sensación de movimientos intestinales incompletos, malestar estomacal, hinchazón y esfuerzo excesivo.

Puede ser otro indicio de intolerancia a la lactosa, aunque es un síntoma mucho más raro que la diarrea.

Como las bacterias en el colon fermentan la lactosa no digerida, producen gas metano. Se cree que el metano ralentiza el tiempo que tarda la comida en moverse por el intestino, lo que provoca estreñimiento en algunas personas.

Hasta ahora, los efectos del estreñimiento del metano solo se han estudiado en personas con síndrome de intestino irritable y sobrecrecimiento bacteriano. Por lo tanto, el estreñimiento no suele asociarse con la intolerancia a la lactosa, aunque se ha informado como un síntoma.

Otras causas de estreñimiento incluyen deshidratación, falta de fibra en la dieta, ciertos medicamentos, síndrome del intestino irritable, diabetes, hipotiroidismo, enfermedad de Parkinson y hemorroides.

Otros síntomas

Si bien los síntomas primarios reconocidos de intolerancia a la lactosa son de naturaleza gastrointestinal, algunos estudios de casos han reportado otros síntomas, que incluyen:

  • Dolores de cabeza.
  • Fatiga.
  • Pérdida de concentración.
  • Dolor muscular y articular.
  • Úlceras en la boca.
  • Problemas para orinar.
  • Eczema.

Sin embargo, estos síntomas no se han establecido como síntomas verdaderos de intolerancia a la lactosa y pueden tener otras causas. Además, algunas personas con alergia a la leche pueden atribuir erróneamente sus síntomas a la intolerancia a la lactosa.

De hecho, hasta el 5% de las personas tiene alergia a la leche de vaca, y es más común en los niños. La alergia a la leche y la intolerancia a la lactosa no están relacionadas. Sin embargo, suelen ocurrir juntos, lo que puede dificultar la identificación de las causas de los síntomas.

Los síntomas de una alergia a la leche incluyen:

  • Erupción y eccema.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Dolor de estómago.
  • Asma.
  • Anafilaxia.

A diferencia de la intolerancia a la lactosa, una alergia a la leche puede ser potencialmente mortal, por lo que es importante obtener un diagnóstico preciso de los síntomas, especialmente en los niños.