Los cuadros médicos de las aseguradoras contienen todos los centros y profesionales a los que el asegurado/a puede acudir.

Todas las aseguradoras cuentan con cuadros médicos incorporados a sus seguros de salud. Los cuadros médicos están compuestos por centros de salud, hospitales y profesionales sanitarios. Las compañías ponen estos cuadros médicos a disposición de sus clientes.

Es importante para el asegurado/a conocer el cuadro médico de la aseguradora antes de contratar la póliza. Por un lado, conocer la situación geográfica de los hospitales, centros y ambulatorios es interesante para el cliente.

Además, si el interesado quiere ser atendido en un centro concreto o por un médico determinado, deberá buscar si estos figuran en el cuadro médico de la compañía.

Por ejemplo, Sanitas dispone de un cuadro médico con más de 40.000 profesionales médicos y 1.200 centros en toda España.

¿Es obligatorio ceñirse al cuadro médico de la compañía?

Normalmente, los centros y profesionales fuera del cuadro médico de la compañía no están al servicio del asegurado. No obstante, se puede llegar a un acuerdo con la aseguradora para que esta cubra visitas a profesionales y centros que no pertenezcan al seguro.

Una posibilidad es el seguro de reembolso, que permite que el asegurado acuda al centro o profesional que prefiera, aunque esté fuera del cuadro médico y, posteriormente, el seguro cubre parte o la totalidad del servicio. Todo depende del acuerdo al que se llegue con la compañía.

Las compañías suelen recomendar los seguros de reembolso para aquellos clientes que quieran ser atendidos fuera del cuadro médico. En ningún caso este tipo de seguros deja al asegurado exento los servicios contratados.

De esta forma, la persona que decida acudir a centros y profesionales fuera del cuadro médico seguirá disfrutando de los servicios ofrecidos por la compañía.

¿Cómo proceder para acudir a un profesional fuera del cuadro?

Para acudir a un centro o profesional fuera del cuadro médico de la compañía hay que seguir un procedimiento determinado. Primero, el asegurado acude al profesional y abona el coste del servicio por adelantado.

Posteriormente, el asegurado debe rellenar un documento de solicitud de reembolso de gastos médicos y entregarlo a su compañía.

Desde ese momento, el asegurado debe esperar la respuesta de la compañía. Aunque en la mayoría de casos se cubre el 80% o el 90% del gasto del servicio, la aseguradora podría pagar el 100% del coste o menos del 80%. Todo depende de las condiciones de la póliza.

En el caso de que el asegurado quiera visitar a un médico o centro fuera del cuadro y que se encuentra en el extranjero, el proceso es similar.