La presoterapia, la acupresión o drenaje linfático es un método terapéutico no invasivo que utiliza la presión para reactivar la circulación sanguínea y linfática.

La presoterapia es una alternativa al masaje manual de drenaje linfático. Su funcionamiento es simple: a través de un dispositivo de presoterapia, se ejerce presión sobre una o más áreas del cuerpo para estimular el funcionamiento del sistema linfático.

El sistema linfático es parte del sistema circulatorio del cuerpo humano y es vital para el sistema inmunológico. El sistema linfático consiste en una extensa red de vasos linfáticos que son muy similares a los vasos sanguíneos, y transporta un líquido llamado linfa. La linfa está compuesta de glóbulos blancos, altas cantidades de grasas y residuos de bacterias y células.

El sistema linfático recoge el líquido y los desechos que se acumulan entre las células y los tejidos. También recoge muchos lípidos generados por la digestión.

A diferencia de la sangre, el sistema linfático no tiene un órgano que bombee la linfa, sino que depende de los músculos y huesos que se mueven cerca. Cuando el sistema linfático se ve afectado, el cuerpo no puede drenar este líquido, por lo tanto, en tales casos, la terapia de presoterapia puede ser útil para implementar esta función esencial del cuerpo.

¿Cómo funciona la presoterapia?

La presoterapia funciona gracias a los dispositivos que ejercen presión sobre el cuerpo. Estos instrumentos poseen una unidad de control central que sopla aire en los accesorios que forman un traje que cubre el cuerpo del paciente. Este traje tiene varias partes correspondientes a áreas del cuerpo, extremidades y abdomen.

¿Cuáles son los efectos de la presoterapia?

Entre los beneficios relacionados con la presoterpia destacan los siguientes:

  • Mejora el drenaje linfático actuando sobre los vasos y ganglios linfáticos.
  • Estimula la reabsorción de fluidos intersticiales (que se acumulan entre los tejidos y las células).
  • Promueve el retorno de la circulación, linfático y venoso.
  • Efecto analgésico y relajante.
  • Bienestar general, reabsorbiendo los edemas (acumulación de fluidos).

Por lo tanto, la presoterapia está indicada para el tratamiento de:

  •  Celulitis y Flacidez.
  • Piel de naranja.
  • Problemas linfáticos.
  • Mala circulación y prevención de venas varicosas.
  • Problemas musculares y articulares.
  • Estreñimiento.
  • Estrías.
  • Cuidado posparto.
  • Retención de líquidos e hinchazón localizada.
  • Antes y después de la liposucción.
  • Menopausia.
  • Edema Aumento de peso.
  • Cansancio general.

Sin embargo, la terapia de presión no debe utilizarse cuando hay varices, úlceras, problemas de presión arterial, linfangitis, tromboflebitis, trombosis de venas, artritis inflamatoria, neoplasmas, descompensación cardiocirculatoria o durante el embarazo.

La presoterapia tampoco se recomienda cuando el paciente sufre de asma o de insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal o respiratoria. La presoterapia es el mejor complemento para la liposucción, ya que prepara al cuerpo antes de la cirugía y también ayuda a la recuperación.

enfermera presoterapia

¿En qué consiste un tratamiento de presoterapia?

Un tratamiento de presoterapia generalmente involucra 8 sesiones de 20 a 40 minutos, como máximo una sesión a la semana. Los resultados son visibles desde la cuarta o quinta sesión. Una vez finalizado el tratamiento, que se puede realizar en cualquier época del año, recomendamos sesiones de mantenimiento.

El equipo de presoterapia incluye una unidad central con compresor, que será responsable de bombear el aire a través de diferentes tubos a las diferentes celdas de cada accesorio específico. Estos accesorios hacen un traje que cubre las diferentes partes del cuerpo del paciente.

La unidad central envía la presión de aire adecuada a diferentes partes del traje, siguiendo una secuencia específica. Cada parte del traje se hinchará gradualmente, presionando suavemente el cuerpo y luego desinflando. Esto continúa durante varios ciclos, dependiendo del tratamiento elegido. Al hacer esto, la presoterapia reactiva la circulación, dejando una sensación de bienestar general.