La protonterapia es un tratamiento efectivo para destruir tumores con menos efectos secundarios que la radioterapia actual. Esta terapia estará lista en España para este año.

La terapia con protones o protonterapia es un tratamiento revolucionario contra el cáncer. Al contrario que la radioterapia actual, que destruye los tumores a la vez daña al organismo, la protonterapia es más precisa y descarga su energía destructiva mayoritariamente en la zona afectada.

La protonterapia está considerada como la técnica radioterápica más avanzada del momento.

Gracias a la precisión de esta terapia, el tejido sano del paciente se expone menos a las radiaciones, lo que hace que las posibles complicaciones del tratamiento sean mucho menores. Además, cuando la radiación ataca al tumor no daña el tejido que hay detrás de este, ya que no hay dosis de salida.

El primer centro de protonterapia en España estará listo este año

El grupo Hospitalario Quirón Salud ha informado de que su centro de protonterapia, el primero del país, estará listo para atender pacientes en 2019. El centro se encontrará ubicado en Pozuelo de Alarcón (Madrid).

El centro de terapia con protones más cercano es el de París. Situación que cambiará cuando el centro de Quirón Salud abra sus puertas.  Además de Francia, otros países europeos como Alemania e Italia u Holanda cuentan desde hace tiempo que estas terapias.

Esta terapia empezó a gestarse en la Universidad de Harvard de Estados Unidos en 1946. El método de trabajo con protones fue evolucionando lentamente durante 41 años. Tiempo en el que solo se trata a 9.116 pacientes de modo experimental.

El primer centro de protonterapia que operó en Europa fue en el Instituto Paul Scherrer en Villigen (Suiza) en 1984.

La terapia con protones se queda fuera de la sanidad pública

De momento el sector privado será el que se haga cargo de instalar la Protonterpia en España. Aunque el parlamento contempló a través de una enmienda la financiación de un centro público de terapia con protonescon 21 millones de euros, finalmente la cámara rechazó la inversión.

Partido Popular y Ciudadanos, los dos partidos que votaron en contra de la enmienda, sostenían que no era el mejor momento para que el estado tuviera un gasto de esta magnitud.