La gripe es una enfermedad principalmente estacional. Aun así, puede aparecer en otras estaciones del año además de en invierno.

La gripe ha llegado a causar este año una epidemia en la Comunidad de Madrid como nunca antes. La Consejería de Sanidad ha movilizado a más personas y habilitado más espacios para combatir esta enfermedad durante el invierno. Y es que, la gripe es una enfermedad principalmente estacional. No obstante, también puede aparecer en otros momentos del año, como en la primavera.

La gripe es causada por una serie de virus de los que existen 3 tipos: A, B y C. El virus del tipo A es el más habitual. El del tipo B suele ser el menos agresivo, ya que es el que produce los síntomas más leves y las epidemias más reducidas. El tipo C raramente tiene algún efecto en el organismo.

Aunque no existe un remedio total contra la gripe, si se puede reducir sus síntomas mientras el sistema inmune lucha contra la enfermedad. Lo principal es saber reconocer los síntomas principales:

  • Dolor de cabeza.
  • Molestias en la garganta.
  • Tos, normalmente seca.
  • Dolores musculares.
  • Congestión nasal.
  • Pérdida de apetito.
  • Malestar general.
  • Fiebre.
  • Escalofríos.
  • Síntomas y su duración.

No tienen que cumplirse todos los síntomas para que se trata de un caso de gripe. Algunos efectos de la enfermedad, como la pérdida de apetito o los escalofríos ocurren en casos más agudos. Mientras que el dolor muscular, el cansancio o la tos suelen ser los más comunes.

En cuanto a la duración de los síntomas, una persona puede padecer los efectos de la enfermedad hasta 10 días. El tiempo mínimo suele ser 5 días. En los casos en los que se manifiesta fiebre, esta puede empezar a remitir a partir del tercer día. Por el contrario, la tos seca, el dolor muscular o la sensación de fatiga puede durar mucho más tiempo, hasta que le virus desaparezca completamente del organismo.

Se puede padecer gripe sin experimentar fiebre o una temperatura muy poco elevada. El paciente tiene fiebre si llega o supera los 38 grados. La gripe, como tal, no es especialmente grave. No obstante, puede conllevar complicaciones para personas con otras enfermedades o con un estado físico débil, como puede ser el caso de las personas más mayores.

mujer con gripe

Fases de la gripe

Basándose en la mayoría de casos, puede señalarse una serie de fases comunes por las que suelen pasar los pacientes con gripe:

Fase 1

Los primeros síntomas en manifestarse suelen ser el picor y la sequedad de garganta, al igual que los estornudos y la congestión nasal. En algunos casos también es habitual empezar a sentir cierto cansancio o mal estar general leve.

Fase 2

El dolor de cabeza y la secreción de mucosidad son los síntomas principales de una gripe que avanza en el organismo. Igualmente, es posible que el mal estar general aumente considerablemente y, en el caso de que el enfermo tenga una gripe con fiebre, la temperatura comenzará a aumentar en esta fase.  

Fase 3

La mucosidad se vuelve espesa y con un color amarillo verdoso. Es también habitual la tos con expectoración.

Fase 4

En esta fase la fiebre suele desaparecer, en el caso de que se haya producido. La congestión nasal, por su parte, llega a su momento álgido, debido a la inflamación de los vasos sanguíneos de la nariz. El gusto y el olfato puede disminuir, aunque esto no debe conllevar ninguna alarma. Se debe al taponamiento de las fosas nasales por parte de la mucosidad.