El TAC utiliza rayos X y las resonancia campos magnéticos. Te explicamos las demás diferencias entre estos dos métodos de diagnóstico.

Los TAC o tomografías computarizadas utilizan rayos X para formar imágenes dentro del cuerpo, mientras que la MRI (imágenes de resonancia magnética) utiliza campos magnéticos potentes y pulsos de radiofrecuencia para producir imágenes detalladas de órganos y otras estructuras internas del cuerpo.

Normalmente, las resonancias brindan más información sobre los órganos internos, como el cerebro, el sistema esquelético, el sistema reproductivo y otros sistemas orgánicos que la que se obtiene mediante una tomografía computarizada.

Por su parto, el TAC es rápido, indoloro y no invasivo. Las imágenes por resonancia magnética no son invasivas, pero son ruidosas, toman más tiempo y pueden causar claustrofobia. Las imágenes por resonancia magnética son más costosas que las tomografías computarizadas.

Los escáneres de resonancia magnética pueden causar un problema de seguridad debido a sus imanes fuertes.

¿Qué es un TAC?

El TAC o tomografía computarizada es una combinación de una serie de imágenes de rayos X tomadas en diferentes ángulos; La TC utiliza una computadora para crear imágenes a partir de estos rayos X.

¿Qué es una resonancia magnética?

La resonancia magnética es una exploración que utiliza campos magnéticos y ondas de radio para producir una imagen detallada de los tejidos blandos y los huesos del cuerpo.

¿Cómo funciona un TAC?

El TAC funciona al tomar múltiples rayos X en varios ángulos y luego usa los rayos X para formar una imagen tridimensional de cualquier sistema de órganos que se esté examinando. Una computadora examina todas las diversas radiografías tomadas en diferentes ángulos y sintetiza las imágenes para formar un modelo tridimensional de computadora de órganos internos.

¿Cómo funciona la resonancia magnética?

Las resonancias usan y envían ondas magnéticas y de radiofrecuencia superconductor al cuerpo. El campo magnético alinea los átomos en una posición norte o sur con unos pocos átomos que no tienen parangón (siguen girando de manera normal).

Cuando se agrega la radiofrecuencia, los átomos no emparejados giran en una dirección opuesta, y cuando se desactiva la radiofrecuencia, esos átomos no emparejados regresan a la posición normal que emite energía.

La energía emitida envía una señal a la computadora y la computadora usa fórmulas matemáticas para convertir la señal en una imagen.

resonancia magnética

¿Cuál es más seguro, el TAC o la resonancia?

En general, tanto la TAC como la resonancia magnética son relativamente seguros. Sin embargo, puede haber problemas. Las imágenes de resonancia magnética no se deben realizar en pacientes que tienen clips de aneurisma (clips de los vasos dentro del cerebro) a menos que se sepa que estos clips son seguros para la resonancia, ya que estos clips pueden retirarse y el paciente podría morir por sangrado en el cerebro.

Otro problema con la resonancia magnética es la presencia de algunos marcapasos o desfibriladores cardíacos porque los imanes pueden causar un mal funcionamiento de estos dispositivos que funcionan con baterías. Cualquier dispositivo metálico que pueda interactuar con un campo magnético, por ejemplo, la presencia de virutas metálicas en un órgano, el ojo o la extremidad puede ser extraído por el campo magnético.

Además, otros recipientes que son de metal (como algunos tanques de oxígeno) deben mantenerse alejados de las máquinas de resonancia magnética, ya que pueden ser atraídos por el imán y lesionar o matar al paciente.

Las tomografías computarizadas no tienen estos problemas; sin embargo, exponen al paciente a la radiación, aunque es una dosis relativamente baja. Ciertos tipos de tomografías computarizadas pueden no ser apropiados durante el embarazo.

¿El TAC o la resonancia magnética son dolorosas?

Las tomografías computarizadas son rápidas, indoloras y brindan buenos detalles al médico sobre la condición del paciente. Las imágenes por resonancia magnética también son indoloras y proporcionan imágenes más detalladas del tejido blando que las tomografías computarizadas. Las imágenes por resonancia magnética no tienen efectos adversos en el cuerpo a menos que la persona tenga algunas contraindicaciones para la exploración como se mencionó anteriormente.

Sin embargo, las imágenes por resonancia magnética no son rápidas, y algunos pacientes encuentran la claustrofobia de apertura estrecha, generando ansiedad, especialmente cuando se reinician los ruidosos imanes. Esto puede tener un efecto negativo en el nivel de comodidad del paciente. Además, el paciente debe permanecer completamente quieto mientras se toman las imágenes.