Los problemas de tiroides afectan a un 10% de la población española. La enfermedad se debe a alteraciones en la glándula tiroidea que se encuentra en la parte anterior del cuello, debajo de la nuez.

Aunque no es buena idea generalizar con las enfermedades, hay algunos síntomas o rasgos que te pueden ayudar a sospechar que padeces alguna patología. Según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), el 10% de la población de España padece algún trastorno de tiroides, ya sea hipertiroidismo o hipotiroidismo.

Algunas de las señalas que pueden revelar un problema con las tiroides son:

1. Niebla mental

La confusión mental derivada de esta enfermedad es descrita por los pacientes como estar envuelto en una niebla. No es solo olvidar las llaves o el nombre de algún compañero de trabajo, sino también tener dificultades para pensar con claridad. La dificultad para concentrarse o para leer también son parte de esta sensación.

2. Periodo irregular

En el caso de ser mujer, las alteraciones de tiroides puedes ocasionar irregularidades en el periodo. Esto se debe a que la enfermedad afecta a muchas hormonas del organismo, incluidas las reproductivas. Además, también puede afectar a la cantidad de sangrado, haciendo que sea mayor o menor al regular. En casos más agudos, se puede llegar a perder el periodo o tener problemas de infertilidad.

3. Cambios drásticos de peso

Uno de los síntomas más conocidos de la enfermedad de tiroides. Aumento o pérdida de peso de manera repentina. Estos cambios radicales se deben a que las alteraciones tiroideas afectan al metabolismo del cuerpo. Un aumento de hormonas lo acelera y una falta de las mismas lo ralentiza.

4. Irregularidad estomacal

Está comprobado que las alteraciones en las tiroides pueden afectar al tracto digestivo. De esta manera, tanto diarreas como periodos de estreñimiento son síntomas comunes en personas que las padecen. Generalmente, la cantidad irregular de hormonas puede acelerar o bloquear el tracto digestivo.

5. Palpitaciones

El corazón es un órgano con receptores de hormonas tiroideas, por lo que el paciente con tiroides puede notar alguna irregularidad como palpitaciones más fuertes de lo normal. En la mayoría de los casos en que las pulsaciones se vuelven muy fuertes, se debe a una gran cantidad de hormones tiroideas. Además, esta alteración también puede acelerar el pulso sin motivo aparente.

test tiroides

6. Aumento de la presión sanguínea

Al igual que en las palpitaciones y el ritmo cardíaco acelerado, el aumento de hormonas tiroideas en el organismo puede también causar un aumento en la presión sanguínea. De igual manera, una baja cantidad de estas hormonas en el cuerpo puede disminuir la tensión y hacer que la presión sea más baja de lo normal.

7. Pérdida de pelo

Un estudio publicado en 2014 en el Australasian Journal of Dermatology, sugiere que la pérdida de pelo en grandes cantidades puede estar conectada a problemas de tiroides. De los 78 pacientes que participaron en la investigación, 24 tenían una función anormal de la glándula tiroidea.

8. Tristeza o ansiedad

La baja actividad de las tiroides está relacionada con depresión y con sentimientos de tristeza. De igual manera, una investigación del portal científico BMC Psychiatry, señala que los trastornos tiroideos están relacionados también con desordenes emocionales y con la ansiedad.

9. Sensación de cansancio constante

El cansancio extremo puede impedir al paciente abandonar su cama por las mañanas o no tener la energía suficiente para afrontar su día. Esto suele pasar cuando la cantidad de hormonas tiroideas es inferior al normal. Estas hormonas influyen en la energía de la persona, por lo que una alteración en ellas puede afectar a la vitalidad de la persona.

10. Pérdida de la densidad de los huesos

La pérdida de densidad ósea en una persona enferma de tiroides es mayor que la que experimenta una persona sana. El desajuste hormonal puede aumentar las posibilidades de padecer osteoporosis u otros problemas relacionados con los huesos. Esto se debe a que la enfermedad debilita la superficie de los huesos.